Reseña del poemario La fragilidad de la vida y las luces del calidoscopio

Reseña del poemario La fragilidad de la vida y las luces del calidoscopio

Vivir y habitar todos los prismas de lo sido para atesorar las maravillas, para acunar las tristezas, para enjuagar la desolación y conseguir una luz más certera y real con la que alumbrar las horas venideras. Abrazar nuestras cicatrices y aplaudir al comprobar que seguimos con vida a pesar de ellas, tal vez a veces gracias a ellas.

Dejadme espacios,

espacios vacíos

para llenarlos

de luz, solo de luz

azul

valiente y serena—.

Que entre a raudales

por las rendijas

de la casa inmensa.

Cubriendo tristezas,

como bandadas

de pájaros indómitos,

como flechas

de pájaros viajeros

en la lejanía.

 

Lee la reseña completa aquí

Deja una respuesta

Quick Navigation
×
×

Carro